Un empate que deja la serie abierta

Defensa y Coquimbo igualaron sin goles en la primera de las dos semifinales de la Copa Conmebol Sudamericana en Paraguay. No se sacaron ventaja en el campo de juego, pero los de Hernán Crespo tuvieron las más claras del partido. La revancha será el próximo sábado en Florencio Varela.

La ansiedad estaba en su punto más alto. Había llegado este momento tan importante de jugar la primera semifinal de la Sudamericana. Se llegaba a la misma con una carga importante de sentimientos por todo lo sucedido en suelo chileno y la forma en la que el plantel del Halcón había sido tratado allí injustamente, ya que los tres jugadores supuestamente infectados eran falsos positivos y podrían haber jugado tranquilamente.

En lo que respecta al partido propiamente dicho fue un encuentro trabado, luchado, quizás con mucha tenencia de balón de Defensa, pero sin la profundidad e intensidad que se podía esperar. Los de Varela fueron los que más intentaron y los chilenos solo se dedicaban a defender e intentar salir rápidamente de contrataque o buscar aprovechar algún error no forzado.

En la primera mitad si bien Coquimbo al minuto de juego tuvo un tiro en el travesaño que provino de un centro desde la derecha del volante derecho Espinoza, defensa tuvo las más claras. Primero un remate de Braian Romero que pasó cerca del palo derecho del arquero cano. Otro remate del mismo Romero que termina rebotando en el marcador central Pereira y no toma tomó toda la velocidad necesaria. Pero la más clara, que también tuvo como protagonista al goleador del Halcón, fue una pelota de Bou que lo dejó mano a mano con Cano y la tocó por arriba del arquero y paso muy cerca.

La segunda etapa fue mucho más trabada que la primera y el equipo coquimbano decidió cederle todo el campo de juego a Defensa al igual que la pelota. A los de Varela con tanta gente defendiendo se les complicó mucho poder entrar con peligro al conjunto chileno que solo apelaba a una contra rápida o a alguna pelota parada.

La más clara de defensa fue una arremetida desde la izquierda que surgió de un encuentro entre Isnaldo y Brites que se metió en el área, tocó hacia el medio y no pudo conectar bien Romero. El Halcón siguió intentando por distintos lados y también con los ingresos de Delgado, Hachen y Pizzini, pero los espacios no aparecieron. La última la tuvo Coquimbo y por gracia divina llegó a cortar a Farfán, Adonis Frías.

Todo está igual que al inicio. La segunda parte de esta historia se definirá en Florencio Varela el próximo sábado a la noche. Esperamos que sea festejo Varelense. No le queda otra que ganar para pasar directamente. Independientemente de esto lo que está claro es que la serie está abierta.

Por: Daniel Aranda

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.