Un empate con sabor a poco

Defensa volvió a jugar por la Copa de la liga Profesional del Fútbol Argentino y empató en su segundo partido 2 a 2 frente a Central Córdoba de Santiago del Estero. Fue un equipo que mostró dos caras: una en la cuestión ofensiva y otra desde la Defensiva. Queda lejos de la zona de clasificación y no le queda otra que ganar frente a Independiente si quiere seguir con chances.

Después de haber iniciado de local con el pie izquierdo frente a Colón de Santa Fe el Halcón viajaba a Santiago a intentar mejorar, no solo en el aspecto del mal resultado frente a los Santafesinos, sino también de lo futbolístico. Y el inicio del partido fue más que auspicioso par los dirigidos por Hernán Crespo ya que al minuto de juego ya se encontraba en ventaja. Un terrible error del defensor del conjunto local Salomón dejó mano a mano a Brian Romero frente al arquero Sánchez. Sin dudar ni titubear el goleador de los de Varela sacó un remate fuertísimo al palo izquierdo que fue derecho a la red inclinando el resultado para los visitantes.

Podría haber sido un inicio diferente al de los partidos anteriores. Pero no fue así. No pudo aguantar el marcador de esa manera ni tres minutos. Así como el gol de Defensa fue debido a un error. El gol de Central Córdoba también fue debido a un error (si uno repasa la jugada desde su inicio podríamos decir “horror”) de parte de la defensa Varelense. Un lateral desde la derecha deja a un mediocampista que pasa “increíblemente” entre Martínez y Rodríguez, centro hacia el corazón del área, Unsaín que no sale y Ciro Rius que no llega a cerrar. Argañaraz no tuvo otra cosa que hacer que rematar para empatar. Los fantasmas de la mala defensa y juego aparecieron nuevamente.

No pasaron muchos minutos (solo seis) para que Defensa se pusiera otra vez delante del marcador. Un tiro libre cerca del área local le dio la posibilidad al Cholo Benítez de que con gran categoría y clase clavara un zurdazo al ángulo defendido por el guardameta Sánchez. Golazo del Cholo. Dos a uno y ahora sí a manejar el partido y no cometer errores en la defensa ni mucho menos distracciones, decíamos por dentro. Pero la historia (¿de terror?) se volvió a ver.

Una de las tantas pérdidas en la mitad de la cancha termina con Cristian Vega delante de Ezequiel Unsaín para reventarle la red con un derechazo. Dos a dos. Todos se miraban no entendiendo la facilidad con la que los mediocampistas del local pasaban por el medio con una preocupante facilidad. No se pudo sostener dos veces el resultado, y ambos empates fueron con pocos minutos de diferencia. El primer tiempo tuvo alguna para cada equipo: Riaño para los de Santiago e Isnaldo y Pizzini para los de Varela.

El segundo tiempo fue bastante diferente al primero en lo que respecta a la intensidad. Es entendible debido al calor propio de la zona y lo que se corrió en el primero. Lo que no fue diferente fueron los errores constantes en la marca de Defensa. La falta de conexión entre el mediocampo y los delanteros y la poca claridad para entender a qué juega. Más allá de que el arranque fue un poco más ordenado que en la primera mitad y que el Cholo con un zurdazo cruzado y Rodríguez con un cabezazo pudieron otra vez más adelantar al Halcón, solo se quedó en eso. Central Córdoba también tuvo las suyas con Argañaraz y Quilez. Pero tampoco pudieron marcar.
Preocupa mucho la actualidad futbolística de Defensa. Preocupa los “horrores que se cometen”, pero por sobre todas las cosas preocupa que el entrenador entre sus gestos y caras muestre lo que muchos piensan: “que no le encuentra el rumbo al equipo”. Además, las estadísticas no ayudan para nada. De los últimos seis partidos solo gano uno.

Defensa empató en su segundo partido de la liga local y no le queda otra que ganar el próximo encuentro frente a Independiente de local. Más allá del punto sumado este es un empate con sabor a poco.

Por: Daniel Aranda

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.